LLIBRES: Resumen ULTIMAS TARDES CON TERESA de Juan Marsé

Us deixo un molt bon resum per capítols d'una de les lectures obligatòries per a la Selectivitat de Llengua castellana, ànims!!!

Capítulo 1
Noche del 23 de junio de 1956, verbena de San Juan.
Resultat d'imatges de ultimas tardes con teresaPijoaparte coge una motocicleta “prestada” y se dirige hacia Montjuich pero a mitad de camino se arrepiente y se dirige hacia el barrio de San Gervasio.
Allí se cuela en una torre donde están celebrando la verbena y busca una pareja de baile. Vio a dos muchachas, una rubia y otra moren, se dirigió a la rubia pero cuando llevaba a ella, ésta se levantó y se fue en busca de un muchacho. Entonces Pijoaparte decidió quedarse con la morena. Bailó con ella y hablaron durante un rato. Ella se llamaba Maruja y era catalana y el Pijoaparte le dijo q se llamaba Ricardo. Finalmente Pijoaparte besó a la joven.
Más tarde se sentaron en un balancín situado en el jardín y se volvieron a besar.
La señora de la casa, junto a tres jóvenes, pregunto a Pijoaparte qué quién era y éste les dijo que venia con teresa porque recordó que Maruja le había dicho que Teresa siempre llevaba a desconocidos.
Finalmente Pijoaparte quedó con Maruja para el día siguiente, se despidió de ella y se marchó.
Capítulo 2
A las seis el Pijoaparte estaba en el bar Escocés de la calle Mandri, donde había quedado con Maruja. Esperó durante tres horas y como no apareció, regresó a casa deprimido y decepcionado.
En septiembre de aquel mismo año, el Pijoaparte y un amigo (Sans) se fueron con dos muchachas a pasar el día a una playa de Blanes. Pijoaparte se aburrió enseguida y pasó la mayor parte del tiempo apartado de los demás. Mientras Bernardo Sans estaba con Rosa (su novia), Lola, su pareja, le hacía preguntas amables que le ponía de peor humor.
Después de comer cada pareja escogió un sitio apartado para tener intimidad. El Pijoaparte intentaba tener algo con la Lola pero ésta no paraba de hablar y se hacía la estrecha. Al final, el Pijoaparte, cansado de insistir, se levantó y se fue en busca de Bernardo y después de discutir durante un rato, volvieron con las chicas.
De repente vieron un coche llegar y la señora que lo conducía les echó inmediatamente de allí. Pijoaparte se disculpo a la señora al ver asombrado a la hija.
Al anochecer Pijoaparte deambulo por la casa para ver si conseguía ver a la hija de la señora. Cuando consiguió verla salir de la casa hacia el embarcadero le dijo a Bernardo que se llevara a las chicas a Barcelona, que él se quedaba.
Entonces fue a buscar a la chica. La muchacha resultó ser Maruja.
Pijoaparte se puso a hablar con ella y le preguntó que porqué no asistió a la cita y ella le contestó que no pudo ir.
Se besaron durante un rato y Pijoaparte le dijo que iría a visitarla por la noche, cuando todos estuviesen durmiendo. Entonces Maruja se marchó hacia la casa.
Cuando llegó la noche y todos dormían entró en el cuarto de Maruja y ella le dijo que se marchase o gritaría. Entonces él le dijo que gritara y ella no se atrevió. Hicieron el amor y por la mañana, cuando se despertó y la muchacha aún dormía, se dio cuenta de que Maruja era una criada.
Capítulo 3
Al darse cuenta de que era una criada empezó a pegarle y ella no se quejaba lo más mínimo. Después Pijoaparte le preguntó a Maruja que de quién era esa Villa pero ella no contestaba. Finalmente le dijo que era de la familia Serrat y que ellos eran sus señores.
Maruja le cuenta todo lo que le a pasado en la vida y como conoció a Teresa y le preguntó a Pijoaparte si le gustaba y si le volvería a ver y él le contestó que le vería pronto y se marchó hacia Barcelona.
Cuando llegó a Barcelona pensó en robarle a Maruja el cofrecillo de las joyas y los pendientes que llevaba.
Capítulo 4
Pijoaparte estaba en Barcelona y se sentía solo y triste.
Por la noche Pijoaparte y Bernardo estaban esperando que la Rambla se despejara un poco para robar alguna motocicleta o coche. Bernardo ya le había dicho muchas veces a Pijoaparte que él no quería seguir robando coches y que quería dedicarse más a Rosa que parecía ser que se había quedado embarazada.
Finalmente Bernardo roba una moto y Pijoaparte espera para robar otra y piensa que Rosa es una golfa (siempre lo había pensado) y que ha cambiado mucho a Bernardo.
Al cabo de un rato Pijoaparte cogió otra motocicleta y se dirigió al parque Güell, donde había quedado con Bernardo pero él no estaba allí y Pijoaparte se marchó pensando que se habría ido a comer algo.
Se dirigió a casa del Cardenal, un amigo suyo que era quién llevaba el negocio del robo de motocicletas, y le entregó la motocicleta que había robado pero el cardenal le dijo que no quería tratos con él ni con Bernardo, que solo hacía tratos con su hermano.
Cogió la moto y volvió al parque Güell. Ya estaba amaneciendo. Bernardo llegó al poco rato y esperaron a que viniese Rosa con su amiga Lola para irse a la playa. Mientras esperaban Pijoaparte se quedó dormido en la hierba y soñó con su infancia, con la posibilidad que tuvo de irse a parís pero que no pudo aprovechar.
Cuando llegaron las chicas lo despertaron para irse a la playa.
Capítulo 5
Pijoaparte está en la habitación de Maruja en la Villa de Blanes. Después de haber pasado la noche con ella, Maruja le dice que debe irse porque está amaneciendo.
Parecía ser que Pijoaparte se estaba enamorando de Maruja pero él no podía aceptar que fuese criada.
Ya entrado el invierno, la familia Serrat dejaba de ir a la Villa de la costa y volvía a su casa de Barcelona. Maruja, por miedo a perder a Pijoaparte, iba a buscarle frecuentemente. Pijoaparte nunca le dijo donde vivía pero Maruja sabía donde encontrarle, en el bar Delicias, junto a la estufa y jugando a las cartas con tres viejos.
Maruja iba a verle sus días libres, los jueves y los domingos, cogía el autobús.
Pijoaparte ya se encontraba solo porque Bernardo se había casado con Rosa e iban a tener un hijo.
Cuando Maruja iba a buscar a Pijoaparte siempre iban a pasear y Maruja nunca supo donde vivía, solo sabía de él lo que él le contaba, que era poco, que en su casa cuando llovía se iba la luz.
El primer encuentro que tuvo Pijoaparte con Teresa Serrat fue en la verja del jardín de su casa, en San Gervasio. Una de las noches que Pijoaparte llevó a Maruja a su casa. La llevaba a casa siempre que discutían, porque Maruja quería formalizar la relación y él no, entonces Maruja se echaba a llorar y su conciencia le obligaba a llevarla a casa.
Estuvieron un rato hablando los tres y, antes de marcharse, Teresa le dijo a Pijoaparte que no creyese que era una cursi y una malcriada.
Finalmente Pijoaparte y Maruja se despidieron y cada uno se fue por su lado.
En el mes de octubre de 1956, en la Universidad de Barcelona, se produjeron algunas manifestaciones en las que se podía destacar la participación de Teresa Serrat y de su amigo Luis Trias de Guiralt.
Maruja le dijo a Pijoaparte que tendrían que dejar de verse durante unos días porque tenía que irse a la Villa de Blanes con Teresa y su madre porque iban a expulsar de la Universidad a Teresa.
A últimos de Mayo, Pijoaparte tuvo que ir a Pueblo Seco ha hacer un encargo para el Cardenal. Iba acompañado de Maruja, que tenía la tarde libre. Iban los dos por una calle, ya estaba anocheciendo, cuando de pronto Maruja vio el coche de Teresa aparcado frente a un portal. Cuando pasaron por el portal vieron a Teresa dentro, besándose con un chico desconocido. Pijoaparte pensó que Teresa sería una prostituta pero se resistió a creer que una chica de su categoría pudiese serlo.
Pijoaparte pensó en guardarse el secreto de que le habían visto para, más tarde, utilizarlo en beneficio propio (si era necesario). Entonces le dijo a Maruja que no le dijese nada a Teresa porque podría enfadarse.
SEGUNDA PARTE
Capítulo 6
Transcurrió el invierno y cuando llegó el verano la familia Serrat, de nuevo, se trasladó a la Villa de Blanes y el Pijoaparte volvió ha hacer las visitas nocturnas a Maruja.
Pijoaparte soñaba muy a menudo con Teresa. Eran sueños heroicos donde siempre, al final, la besaba.
Una noche de principios de julio, Pijoaparte llegó a la habitación de Maruja, había mucho silencio y Maruja aún no había llegado. De repente escuchó un coche y voces, entre ellas la de Maruja. Poco después apareció Maruja en la habitación, ese día no llevaba el uniforme de trabajo porque Teresa le había invitado a navegar. Esa noche estaban solos en casa y el Pijoaparte le dijo a Maruja que le enseñara la casa. Luego Pijoaparte quería que le enseñara la habitación de Teresa pero Maruja no quiso y volvieron a la habitación.
De repente Maruja se desmayó y Pijoaparte intentó reanimarla pero no lo consiguió. Quería ir a pedir ayuda pero no lo hizo porque podría haber formado un escándalo. Volvió a intentar reanimarla y tampoco lo consiguió. Asustado cogió la motocicleta y se marchó pensando que Maruja estaba muerta.
Capítulo 7
Teresa y su amigo estaban en el embarcadero y se les ocurrió invitar a Maruja a navegar. Entonces Teresa le regaló unas sandalias y unos pantalones para la ocasión. Teresa y Luis estaban esperando a Maruja para embarcarse. Cuando llegó, como no estaba acostumbrada a llevar sandalias, Maruja se cayó y se dio un fuerte golpe en la cabeza, pero ella dijo que no le dolía. Estuvieron navegando por la costa y luego fueron a cenar a un bar de Blanes. Después de cenar fueron a tomar algo a una terraza que tenía discoteca.
Más tarde volvieron a la Villa. Maruja se despidió de Teresa y de Luis y se fue a su habitación.
Teresa y Luis se fueron a dar una vuelta por el embarcadero y luego estuvieron en el porche de la Villa hablando y bebiendo. Después de un rato de hablar, fueron a la habitación de Teresa y ésta se tumbó en la cama de espaldas a Luis.
Capítulo 8
No llegaron ha hacer el amor y Teresa se arrepintió de haberlo llevado a su habitación.
Teresa se puso el albornoz y bajó las escaleras y empezó a recordar todo lo que había hecho con Maruja desde que la conoció. Estuvo recordando el momento en que le dijo a Maruja que le había visto por el agujero de la cerradura con su novio.
Capítulo 9
Oriol Serrat va al hospital a ver a Maruja, allí ya estaba Teresa y su madre. Teresa les dice a sus padres que deberían informar al novio de Maruja para que sepa que está en el hospital ingresada.
Maruja ya llevaba tres días ingresada. El doctor Salarich les informó de que la perdida del conocimiento podría haber sido causada por el golpe que se dio en la cabeza al caerse en el embarcadero cuando fue a pasear con Teresa y su amigo Luis. También les dijo que quirúrgicamente no podían hacer nada, solo esperar, dejándola en reposo en el hospital.
Capítulo 10
Teresa va a buscar a Pijoaparte y le explica que Maruja está grave en el hospital y se lo lleva para que pueda verla.
En el hospital, Pijoaparte se altera y zarandea a Teresa pidiéndole explicaciones de lo que le habían hecho pero luego se arrepiente y pide disculpas.
Capítulo 11
Teresa iba cada día al hospital y se pasaba allí largas horas.
Pijoaparte también iba cada día, estaba un rato junto a Maruja, preguntaba por su estado a la enfermera sin dirigirse en ningún momento a Teresa y, a continuación, se iba.
Los padres de Teresa iban poco a ver a Maruja, la madre, unas dos veces por semana.
Un día Teresa le dijo a Pijoaparte que quería hablar con él y que si quería le llevaba a casa, pero Pijoaparte le dijo que ya hablarían otro día que no iba a casa.
Al cabo de unos días Pijoaparte le dijo a Teresa de hablar y fueron a tomar un refresco al salir del hospital.
Después de haber tomado algo y de estar varias horas hablando, Teresa acompañó a Pijoaparte a su casa.
Capítulo 12
Pijoaparte habla con el Cardenal y le pide dinero. Pijoaparte le dice que quiere buscar un empleo y dejar los robos y que ya le devolvería el dinero.
El Cardenal no le quiso dejar dinero. Pijoaparte vio en un cajón dos billetes de mil pesetas y la so9brina del Cardenal, Hortensia, le dijo que podía coger uno, que el Cardenal no se enteraría.
Capítulo 13
Todas las tardes Teresa y el Pijoaparte iban a ver a Maruja al hospital y luego cogían el coche y se iban a tomar algo.
Un día Pijoaparte le dijo a Teresa de ir a la playa y, como no tenían bañador, Teresa le dijo de pasar por su casa a buscar uno. Cuando recogieron los bañadores, se marcharon a la playa, a Castelldefels.
Capítulo 14
Teresa y Pijoaparte estaban en la playa. Pijoaparte le dijo a Teresa si le podía hacer un favor pero no en ese momento, sino más adelante, que ya se lo diría cuando lo necesitara. Pijoaparte también le preguntó si se llevaba bien con su padre y ella le dijo que sí.
En un momento dado, Pijoaparte besó a Teresa en los labios y ésta no giró la cara para impedirlo, sino que se dejó llevar.
Cuando empezó a oscurecer decidieron volver a casa.
Capítulo 15
Pijoaparte estaba en el bar Delicias jugando a las cartas para ganar algo de dinero, pero no estaba sentado con los viejos de siempre porque con ellos no ganaría dinero, sino con un grupo de hombres.
Más tarde fue a casa del Cardenal a pedirle otra vez dinero porque lo necesitaba para salir con Teresa. Cuando llegó a casa del Cardenal éste no estaba, solo estaba Hortensia que le dijo que el Cardenal se había enterado de que le había cogido dinero y que estaba enfadado.
Entonces Pijoaparte se marchó hacia el hospital. Ese día no se fue con Teresa, ella se iba a Blanes en busca de su madre.
Al día siguiente Pijoaparte robó una última motocicleta para sacar algo de dinero. Después se dirigió al hospital a ver a Maruja. Teresa no estaba allí. Estaba el padre de Maruja, de quien le informó la enfermera. Al poco rato llegó Teresa con su madre, su tía y su padre y tras saber el estado de Maruja se fueron todos dejando allí a Teresa y Manolo.
Teresa y Manolo empezaron a besarse y luego Manolo le dijo de ir a un lugar donde poder estar a solas. Entonces cogieron el coche y se fueron a una playa del Garraf.
TERCERA PARTE
Capítulo 16
Aquella noche, después de cenar, Teresa iba a recoger a Manolo y después se iban al bar Saint-Germain, en el barrio chino, donde iba a presentar a Manolo a sus amigos.
Después de haber estado un buen rato tomando copas, todos se decidieron a salir e irse hacia casa.
Antes de irse Teresa y Manolo, éste le pegó una bofetada a Luis.
Teresa y Pijoaparte iban paseando por el muelle y empezaron a besarse contra una pared. Pijoaparte la llevó al coche, ella estaba muy mareada `porque había bebido mucho.
Capítulo 17
Teresa y Manolo fueron a un baile llamado Salón Ritmo, en el Guinardó, porque no tenían nada que hacer, el coche estaba en el taller y estaba lloviendo.
Allí, Teresa, Manolo y un amigo de Manolo estaban en un rincón y entonces el amigo de Manolo invitó a Teresa a bailar. Cuando Teresa volvió a buscar a Manolo no estaba y entonces Teresa empezó a buscarle por todo el local. De repente le pareció verle entrar en un cuarto y le siguió, pero no era él. Finalmente fue corriendo hacia el vestíbulo donde estaba el guardarropa y el bar. Manolo estaba allí, en la barra. Entonces se marcharon a tomar algo a un bar.
Una noche, cuando Teresa acompañó a Manolo a su casa, decidieron dar un paseo por el barrio de Manolo (el Carmelo). Manolo la llevó paseando hacia el Valle de Hebrón. Después fueron a tomar algo al bar Delicias y allí estaba el hermano de Manolo.
Al cabo de poco rato salieron del bar y se dirigieron hacia el coche de Teresa.
Entonces Teresa se marchó a su casa enfadada porque se estaba dando cuenta de que Manolo le había mentido acerca de su vida.
Capítulo 18
Después de haber ido al hospital, Pijoaparte se marchó con Teresa en su coche y le dijo que le acompañara a un sitio. Cuando llegaron Manolo se bajó del coche y subió a un piso, pero antes le dijo a teresa que si tardaba mucho que subiese a buscarle. Al poco rato, teresa subió y empezó a espiar todo lo que estaba sucediendo por el agujero de la puerta.
En un momento dado, teresa pudo ver que estaban pegando a manolo y entonces intentó entrar pero la puerta no se abría. Cuando por fin consiguió entrar, ya habían dejado de pegar a Manolo y éste estaba bocabajo en el suelo. Teresa fue en su busca.
Manolo se disponía a contarle toda la verdad a Teresa pero ésta le dijo que no le importaba, que le quería y que lo demás le daba igual. Finalmente Manolo le confesó a Teresa que no tenía trabajo y ella le dijo que no se preocupara, que hablaría con su padre porque conoce a mucha gente.
Capítulo 19
Pijoaparte hacía tres días que no iba a ver a Maruja.
Pijoaparte fue a un bar de Vía Augusta, donde le esperaba Teresa. Ésta le dijo que esa noche tenían una cena para que él pudiera conseguir un empleo.
A las nueve de la noche Teresa recogió a Manolo y se dirigieron a casa de los Bori.
Después de cenar, los Bori, Teresa y Manolo fueron a tomar algo, primero a un bar llamado Bagatela, en la Diagonal y después al bar Tíbet.
Después fueron a la fiesta mayor de los barrios altos, donde pasearon por las calles y finalmente se sentaron en la terraza de una pequeña taberna a tomar algo.
Los Bori se marcharon a su casa y Teresa y Manolo se quedaron un rato más.
Teresa acompañó a Manolo a su casa y le dijo que no se marchara, que se quedara con ella pero él le dijo que no podía.
Manolo fue a su casa a cambiarse de ropa para después ir al bar Delicias a ganar algo de dinero jugando a las cartas. Cuando salió de casa, Teresa aún estaba allí. Manolo se subió al coche y se marcharon otra vez a donde acababan de venir.
Al cabo de un rato cogieron el coche y fueron a casa de Teresa. Cuando llegaron sonó el teléfono, era Mari carmen Bori, que le dijo a teresa que manolo podría empezar a trabajar al mes siguiente.
Cuando colgó el teléfono, se disponían ha hacer el amor pero de repente, volvió a sonar el teléfono. Ésta vez era del hospital que informaba a Teresa que Maruja había muerto.
Capítulo 20
A las cinco de la mañana Teresa y manolo estaban en el hospital.
Sobre las diez de la mañana llegaron los padres de teresa y el padre de Maruja y por la tarde, poco antes del entierro, llegó el hermano de Maruja, que venía de Berga.
Al día siguiente teresa y manolo habían quedado pero Teresa no fue a recogerle.
Manolo llamó por teléfono a su casa pero no contestaba nadie. Por la noche lo volvió a intentar sin ningún resultado. También llamó a Mari Carmen Bori pero no sabía nada de Teresa.
Al día siguiente Manolo fue a casa de Teresa y no había nadie. Entonces llamó otra vez a Mari Carmen Bori y quedó con ella y su marido después de cenar en una cafetería de la Catedral.
Cuando Manolo iba en dirección a la cafetería le pareció ver el coche de Teresa, que podría haber conseguido volver de Blanes y que le estuviese buscando. Manolo corrió hacia la esquina de la calle pero ya no vio el coche. Entonces se olvidó de los Bori y se puso a buscar a Teresa por todos los bares que había ido alguna vez con ella para ver si la encontraba.
No encontró a Teresa. Entonces llamó a los Bori para disculparse por no haber acudido a la cita.
Después se le ocurrió ir al bar de Vía Augusta a ver si la encontraba. Allí Teresa le había dejado una nota que le decía que estaba en la Villa, que en cuanto pudiese le escribiría, que no hiciese nada sin haber recibido noticias suyas y que le quería.
Al día siguiente por la tarde Manolo decidió robar una motocicleta para ir a la Villa a ver a Teresa, no podía esperar. Encontró una pero se le rompió el cable del gas y no encontró otra hasta las once de la noche.
Cuando llegó a la Villa ya era muy tarde y decidió esperar en la playa a que amaneciera porque pensó que si hacía buen tiempo Teresa iría a bañarse pero hacía mucho frío y decidió volver al jardín de la Villa donde se quedó dormido en un sofá-balancín.
Al amanecer manolo vio a un joven desconocido que se acercaba y entonces manolo se escondió en unos matorrales hasta que vio pasar al desconocido que se dirigía a la pista de tenis. Poco después vio aparecer al señor Serrat que también se dirigía a la pista de tenis. Teresa no daba señales de vida.
Sobre las diez apareció la señora Serrat con una nueva sirvienta.
Cerca del mediodía, como Teresa no aparecía, Manolo decidió volver a Barcelona y esperar noticias.
Aquella misma tarde en el bar Delicias recibió una carta para Manolo, que un chiquillo fue a llevarle a su casa. Era Teresa. En ella ponía que le disculpara por el retraso, que pensaba que iría a Barcelona pronto, que estaba enferma y que le echaba de menos. También decía que sus padres la obligaban a quedarse en la Villa hasta final de mes.
Al acabar de leer la carta, Manolo decidió ir a verla aquella misma noche.
Como no podía arriesgarse a robar otra motocicleta, fue a casa del Cardenal a pedirle la suya pero éste no se la quiso dejar.
Entonces Manolo se va, roba una motocicleta y se dirige a la Villa.
Capítulo 21
Cuando se dirigía a la Villa, unos agentes le hicieron parar y le pidieron los papeles de la motocicleta y luego se lo llevaron a comisaría donde se enteró que Hortensia le había denunciado.
Capítulo 22
Después de dos años de estar en la cárcel Manolo salió en libertad y se dirigió al bar Saint-Germain donde estaba Luis Trias. Manolo le preguntó por Teresa y Luis le dijo que ya había acabado la carrera y que se había enterado de su detención cuando volvió de la Villa y fue a buscarlo al Carmelo.
Entonces Manolo se marchó del bar.


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Deixa el teu comentari a adolescentscatalans.com ;)

 
 
Dissenyat per Arnau Guillemat